martes, 29 de abril de 2014

El Rojo mantiene la ilusión. Por Puro sentimiento rojo (Oficial)


EL ROJO MANTIENE LA ILUSIÓN
El partido contra Sportivo Belgrano para ‪#‎Independiente‬ era una parada brava. No por el rival, que en promedio tiene lo mismo que otros mediocres equipos del Nacional B –muchos de los cuales le sacaron puntos al Rojo-, sino por cómo el resultado le iba a permitir soñar con el ascenso o empezar a mentalizarse en disputar un tiempo más el torneo de la segunda categoría del fútbol argentino.
Pese a las vueltas de Morel Rodríguez (sumó la 5ta amarilla, también Vidal), Cristian Tula, Matías Pisano y Adrián Fernández, los de Omar De Felippe cayeron en la mediocridad habitual y solo ganaron gracias a un dudoso penal que Carlos Maglio cobró sobre Penco a falta de pocos minutos para el pitido final. Hasta ese entonces el local había tenido algunos pasajes de buen juego con un Pisano que recordó cómo era sacarse a un rival de encima, haciéndose cargo de la generación cuando Montenegro brilló por su ausencia.
Un poco más arriba el paraguayo, aunque no convirtió, cumplió una prolija actuación, peleando y aguantando cada pelota dividida que le llegó. El problema no estuvo en la ofensiva, el hecho que lo prueba fueron los tres goles convertidos, dos de ellos con importante participación de Federico Mancuello (Cristian Tula, Marcelo Vidal y Ruso Rodríguez, de penal), el punto flojo otra vez estuvo atrás.
Sin Martín Zapata acompañando a Vidal en el círculo central, con un Morel falto de tiempos y ganas, la mayoría de los avances cordobeses se cortaron con faltas, pelotas paradas que terminaron por comprometer seriamente a Independiente. El primero de los empates se dio a la salida de un córner, con un futbolista que dentro del área chica, ante las atentas miradas de Tula y Rodríguez, la empujó al fondo de la red. El segundo, otra pelota lateral que la pasiva defensa roja no ahuyentó.
El clima en el Libertadores de América empezaba a tornarse áspero. La gente ya no toleraba la floja actuación y se lo hacía saber a un plantel en el que solamente Mancuello era excluido. La impaciencia ganaba la escena. En las tribunas la especulación marcaba que, en caso de terminar así, sería el último partido del técnico, pero De Felippe metió un cambio que le salió bien como hace tiempo no pasaba. Penco ingresó por Fernández, y en un centro le cometieron la falta que Maglio decidió sentenciar como penal. Rodríguez salió caminando del arco para, no sin suspenso, definir al palo derecho del arquero y establecer el 3-2.
Con este resultado Independiente se mantiene en la pelea por el ascenso, quedando otra vez por encima de Crucero del Norte y a solo dos puntos de Instituto cuando quedan siete partidos por delante. Tendrá una semana tranquila para trabajar de cara al duelo con Gimnasia de Jujuy del próximo fin de semana.


PURO SENTIMIENTO ROJO.