miércoles, 7 de diciembre de 2016

Hernán Pellerano: “Tenemos que cambiar silbidos por aplausos”

Por Nerina Rosende para De la cuna al infierno 
Hernán Pellerano, capitán del equipo que dirige Gabriel Milito, dialogó en el programa “Independiente en la Uno”, que se emite por Radio Uno – FM 103.1. En una conversación muy sincera, el defensor del “Rojo” habló del momento del equipo tras la caída ante Racing y la levantada después de River: “Somos los únicos que tienen la posibilidad de cambiar silbido por aplauso”. 

“El equipo venía encontrando la fórmula en partidos anteriores”, reconocío “Pelle” tras el triunfo del pasado domingo en el “Libertadores de América”. Y agregó con firmeza: “Pero hay momentos en los que sólo sirve ganar. Este fue un partido que por todo lo que veníamos acumulando y hablando en la semana, había que ganar”.


“El no llevar a cabo la idea no es culpa de los conceptos de Gaby Milito. Los conceptos de él, según escuchan los chicos, no son tan alejados que los que pretendía Almirón o Mauricio (por Pellegrino). El no llevarlo a cabo es más culpa de los jugadores que del técnico”, dijo el zaguero sobre el DT. “Para estos conceptos tan profundos, se necesita un tiempo de adaptación”, aportó.

En una reflexión sobre el actual problema del plantel, explicó: “Lo que pasa es que tenemos la necesidad de ganar algo. Lamentablemente, desde que llegamos tuvimos la suerte de llegar a partidos claves. En esos, no pudimos estar a la altura. Eso es una mochila que se te va cargando en el lomo. Estas cosas te llevan a estar focalizando en no fallar en vez de practicar lo que hiciste en la semana”.

La apabullante derrota en el Clásico de Avellaneda, fue un golpe para el hincha. El central, ante esto, intentó explicar las falencias: “Los 11 que estábamos en la cancha y los que entraron después, ninguno tuvo su día. Hay partidos que si no tenés el día, con actitud zafas. Acá no sólo no tuvimos el día, también ellos, aparte de tener el día, tenían actitud”.

“Es un poco de la cabeza pero no 100%, también es responsabilidad de no jugar con el carácter que se tenía que jugar”, continuó. Y contó una intimidad del vestuario: “Opté por hablar como también hablaron unos grandes. Hablé del lado de que fue una locura el partido, una vergüenza. Lo peor que le puede pasar a un futbolista es llegar al vestuario y no poder mirar a un compañero”.

Hubo rumores, en el marco de esta derrota, de la renuncia del “Mariscal”. Pellerano se tomó el trabajo de asumir la responsabilidad y comentó: “Si se iba Gaby (por Milito) íbamos a saber que era todo culpa nuestra. Porque los mensajes son claros y los entrenamientos son clarísimos. Y te dejan el partido sobre la mesa. Este cuerpo técnico hace todo bien. Se tenía que quedar.

“El silencio (ante la prensa) es porque es un momento durísimo y es preferible no hablar. No es fácil hablar ante una cámara estando normal, imagínate en un momento como en el que estábamos. Somos los únicos que tienen la posibilidad de cambiar silbido por aplauso”, fueron sus comentarios acerca de la decisión de no hablar con los periodistas.

Antes de cerrar, el capitán contó cómo está él tras unas semanas en recuperación por un golpe en el tórax: “Recién ayer logré recuperarme del golpe ante San Lorenzo. a disposición estoy siempre. Es Gaby (por Milito) el que elige lo mejor para enfrentar a Colón”.