martes, 11 de octubre de 2016

Gabriel Milito: "El hincha de Independiente conoce mi intención"

Fuente: Web oficial

Gabriel Milito se presentó en el programa "La llave del Gol" de Fox Sports. Al comenzar, se refirió al fútbol argentino: "No es sencillo aplicar una idea en el fútbol argentino. Es un fútbol visualmente no muy estético pero sí muy intenso. Y para aquellos que tenemos una idea para poder jugar va a ser de suma dificultad, pero no por ello dejaremos de intentar. Lanús es un ejemplo cabal de un equipo que tiene la idea clara en las dos facetas que se divide un partido. ¿Qué hago cuando tengo la pelota, y que hago cuando no la tengo? La evolución de este deporte hace que todos los jugadores colaboren en ambos facetas. Tanto en Alemania como en Italia se reinventaron futbolísticamente jugando de esta manera".


Luego, el DT habló de su primer experiencia como técnico al mando de Estudiantes de La Plata: "En Estudiantes tuve un gran experiencia. Los primeros mensajes que intentamos darle un plus o un valor agregado de acuerdo a las convicciones de los jugadores. Queremos el compromiso del arquero a ser un jugador más, que los centrales no sean solamente defensores, y viceversa con los delanteros, no solamente se deben preocupar por el arco de enfrente. Queremos que sean colaboradores a la hora de la recuperación de la pelota". 

Cuando fue consultado por el recambio de jugadores, el Mariscal fue claro: "El recambio de jugadores es permanente en el fútbol argentino. Es imposible sostener a un plantel. No es fácil construir un equipo con una identidad. Sí con el tiempo, sea cual sea la idea. El tema es transmitir convencimiento a los actores que desarrollarán las partituras de este juego"

A la hora de hablar de los proyectos, Milito fue contundente: "En Argentina todo se juzga por el resultado inmediato. A malos resultados el proceso no sirve y hay cambios permanentes. Estos cada seis meses se van en diferentes direcciones y así todo es difícil. Nosotros teníamos ilusiones en las Copas, pero pocos equipos logran cumplir con sus metas en el corto plazo. En Independiente pasaron muchos técnicos de todos los colores en los últimos 14 años. Yo creo muchos en los procesos. Estoy convencido que si a alguno lo hubiera apoyado más tiempo hubiésemos salido campeones. Yo se que si no ganamos nada, sé cual será el final.".

Además, se refirió al partido ante Chapecoense: "Cada uno siente el fútbol de distintas maneras. Asumir riesgos tiene una doble mirada. El que lo valora y lo critica. En el partido con Chapecoense no se analizó si el arquero salía jugando, la forma en que nos plantamos. Solo se miraba el remate en los palos de ellos. Para cada presión del rival siempre hay una solución. Hay diferentes matices como iniciar un ataque contra uno o dos delanteros, si son enganche o media punta. No es sencillo desarrollar porque el rival juega y nosotros estamos siempre en esa búsqueda".

Luego, el DT se refirió al hincha de Independiente y a la presión que sienten los jugadores: "El hincha de Independiente conoce mi intención y los futbolistas intentan desarrollarla. Yo no quiero quitar presión, pero esto es bajo mi total responsabilidad. A veces jugamos con el miedo al error y eso te condiciona. Solo trabajando y trabajando eso termina funcionando. A esos futbolistas como Barco y el Cebolla le queremos dar libertad. Le indicamos posibles caminos para que encuentren su lugar. Cuando finaliza el partido lo hablamos para que el jugador reconozca la lectura de la idea. Al momento que reciben la pelota le quedan lo más difícil que es resolver en los últimos 30 metros. Allí está su impronta".

Con respecto al campeonato del 2002, Milito aseguró: "En el 2002 salimos Campeones ganando el primer partido y fuimos punteros en todo momento. Disfrutamos del juego. Nos sentíamos ganadores en cada partido. Para construir un equipo ganador se necesitan de dos cosas. De un equipo que da bien los pases, que ataca, y también del otro que cuando no tiene la pelota sabe que debe hacer. Pareciera que no tuviera orden e intensidad. Y está mal. Una cosa no invalida a la otra, y para tener a un equipo ganador se necesitan de los dos. Cuando no tenemos la pelota la intención que tenemos es que el rival tenga poco tiempo para pensar, para elegir sus jugadas. Además queremos jugar lejos de nuestro arco, por eso los delanteros tienen que salir a presionar".

Uno de los recuerdos que mencionó el Mariscal fue el día del partido ante Racing en el que discutió con su hermano Diego. Con respecto a esto, aseguró: "En referencia al partido con Racing en la cancha de Lanús, esa famosa jugada con el Chaco Torres fue increíble. Porque no quedó ahí, continuó en cada jugada del partido. Lo hago amonestar después y la pelea con Diego siguió en el doping. Es el día de hoy que nos reunimos la familia, sale el tema, y él sigue convencido que la jugada era para expulsión. En la jugada, no hay ningún jugador de Racing pidiendo mi expulsión. Lo más grave fue el vínculo. Como mi hermano me pedía la roja.

Al finalizar, el DT contó su experiencia como jugador en el Barcelona: "Yo tuve la suerte y la desgracia de haber estado lesionado mucho tiempo en el Barcelona. Por un lado no podía jugar, y entrenaba en doble turno, pero por el otro Pep decía: “Hoy Gabriel no entrena”, y me llevaba para hablar. Cuando jugamos contra rivales de ex compañeros, o técnicos me pedía consejo o vivíamos hablando de las tácticas. Conceptualmente esos tres años que viví con él fueron maravillosos. Fue una etapa madura en el final de mi carrera, y yo ya tenía en mente que iba a ser entrenador. Además el trato y la contención fue extraordinaria, tanto de él como de todo Barcelona. El admiraba a Bielsa y en su despacho me pedía consejos sobre como actuaría Marcelo ante tal o cual situación. El tenía una gran visión estratégica del juego. Cada partido del juego era un matiz diferente. Yo me sorprendía porque el siempre tenía una variante o una respuesta diferente ante una circunstancia negativa en el partido".