jueves, 25 de diciembre de 2014

2015: Más equipos, pero menos partidos

Sabido es que el torneo de 30 equipos fue el último gran disparate votado en AFA a instancias de Julio Grondona, en una de sus últimas decisiones antes de fallecer en 2014.- Los motivos por los cuales esta iniciativa vió la luz, tienen varias fuentes: una habla de que en un año electoral la idea es que haya más partidos por fin de semana (antes diez, ahora quince) y de esa forma introducir mayor publicidad a las transmisiones de Futbol para todos.- Otra es que algunos grandes estaban en situación no delicada pero sí preocupante con el tema del promedio (Boca, Rácing) y que a la luz de las experiencias recientes de River e Independiente, se optó por un esquema que ahuyente definitivamente esa posibilidad. Pero lo cierto es que el torneo se votó, y si bien fallecido Grondona varios equipos dejaron traslucir su malestar por el cambio, ante la palabra empeñada a los equipos que ascendieron, no había marcha atrás posible.-
Quedaba el tema, no menor, de definir la forma de disputa de este nuevo torneo de 30 equipos.- Se habló de dos zonas de quince, lo cual virtualmente significarían dos categorías diferentes, y además la anulación de varios clásicos tradicionales (Por ejemplo, si Independiente jugaba contra Boca, no lo haría contra River, ya que esos equipos serían alojados en distintas zonas) y no era convincente.- Finalmente, se optó por un torneo único, todos contra todos, a una sóla ronda, con condición de local aleatoria y no recíprocamente compensada, y con el aditamento de repetir un "clasico" en el año, de modo tal de que en dicho partido especial, se jugaría una vez de local y una de visitante.- Y que el torneo irá de Febrero a Noviembre, es decir, un único torneo anual.-
Veamos los graves inconvenientes generados por esta absurda forma de disputa del único torneo.-
1) El perjuicio más evidente, es que, al jugarse un sólo torneo durante el año calendario, los equipos jugarán menos partidos que en 2014, cuando, si bien había 20 equipos en primera, se jugaban dos torneos.-  Los equipos de primera jugaron, por torneos de AFA, (sin contar la Copa Argentina, cuya estructura no se modificará) oficialmente 38 partidos en 2014.- En 2015, jugarán sólo 30.- En el caso particilar de Independiente (que comenzó el año en la B Nacional) pasará de jugar 40 partidos, a jugar 30.- Es decir, un 25% menos de partidos.- Una disminución muy importante, que debería verse reflejada en el valor de los abonos.- Si los abonos mantienen su precio de 2014, estaremos hablando de una suba del 25% en su valor por partido.- Y ni hablar si además aumentan.
2) Habrá más partidos por fin de semana, con lo cual será todavía más difícil jugar en horario central de los Domingos.- Ya en 2014, hubo muchas quejas en razón de que Independiente jugó la mayoría de las veces los Sábados, o los Lunes en su triste etapa del nacional B.- En 2015, será todavía más difícil satisfacer este pedido del hincha de jugar los Domingos, ya que habrá cinco partidos más por fin de semana para ubicar, y seguramente no alcanzarán ni los Domingos ni los Sábados, y habrá partidos los días netamente laborales.- Este tema, tampoco es menor.-
3) La asignación de un rival "Clásico" para la fecha especial, es algo que claramente genera situaciones de ventaja deportiva.- Por ejemplo, pensemos la situación de que Independiente o River Plate, o Boca Juniors, peleen el campeonato contra Velez Sárfield (el gran favorecido, sin dudas).- Llegará una fecha en la cual, mientras Boca tenga que ganarle a River, (o River a boca) e Independiente deba superar a Rácing, en la que Velez tendrá un compromiso a priori más accesible, como es Tigre. (Velez-Tigre, dicho sea de paso, no es clásico ni por asomo).- Y esto no es justo, desde ya.- Seguramente aparecerán los comentarios altaneros que digan "Para ser campeón hay que ganarle a todos" o los que pretendan equiparar todo diciendo "todos los rivales son difíciles".- Bueno, si es así, no analicemos nada, ya que cualquier fixture es neutro en esas condiciones.- No se puede prescindir, a priori, del análisis de complejidad. Y bajo este enfoque, es indiscutible que es más difícil ganarle a Boca o a River que a Tigre. Claramente, hay ventaja deportiva.-
4) La discordancia que se genera en cuanto a la fecha de cierre del torneo local con sus similares Europeos (que cierran en Julio), seguramente generará que muchos equipos transfieran a sus figuras a mitad de año, con lo cual, a pesar de que el torneo es único, la conformación de los equipos diferirá.- Habrá equipos que se luzcan en el primer semestre y el el segundo puedan decaer si transfieren a sus figuras, y viceversa.- 
5) Ser campeón es algo anhelado desde lo deportivo y pacificante desde lo institucional y económico para los clubes.- Ahora será más difícil ser campeón, ya que habrá un sólo campeón por año contra dos que había en 2014.- Y eso generará mayores descontentos y seguramente presionará a los dirigentes a gastar lo que no se tiene.- Hay menos títulos para repartir. 

Cuesta creer que los dirigentes no hayan visto estas cuestiones elementales.-
Lo cierto, es que, como decíamos en el título, en 2015 habrá más equipos, pero jugaremos menos partidos.