jueves, 25 de diciembre de 2014

Olé: Muerte en navidad


25-12-2014 OLE.- Fuente Olé

En un confuso episodio, el padre de un barra de Lanús mató de un balazo a José Fabián Gallego Fernández, ex famoso capo de la barra de Independiente en los 80 y 90 y actual empleado del Rojo en la utilería del club. El hecho ocurrió cerca de la medianoche del 24 en Gerli.

Algunas versiones hablan de una interna de la barra de Lanús, pero la realidad es que José Fabián "el Gallego Popey" Fernández, que murió el 24 a la noche producto de un balazo en el barrio de Gerli, no tenía nada que ver con la hinchada del Granate. El había sido capo de la barra de Independiente, donde líderó junto con el Gitano en las décadas de los 80 y 90. Actualmente, ya retirado de la tribuna, se desempeñaba como empleado del Rojo en la utilería, además de ser el tesorero de la Agrupación Independiente, que hoy gobierna al club de Avellaneda. El que lo mató fue el padre de Matías "el Polaquito" Soto, uno de los líderes de la facción disidente de la barra de Lanús. De ahí la vinculación con la hinchada granate.
El hecho ocurrió cerca de las 22 horas del martes 24 en la intersección de las calles Cabral y Basavilbaso. El Gallego había salido de su casa, ubicada a unas dos cuadras del lugar, para ir al kiosco a comprar bebidas. Ahí surgen dos versiones, según fuentes consultadas por Olé: 1) que en el camino encontró a El Polaquito y a su papá robando un negocio y, como los conocía del barrio, se metió para evitarlo y recibió un disparo; 2) que mientras caminaba hacia el kiosco, un grupo de barras de Lanús interceptó el auto donde se encontraban El Polaquito y su papá y se desató un tiroteo en donde el Gallego quedó en el medio y recibió un balazo.
El papá de El Polaquito, luego del hecho, llamó al 911 y se entregó a la Policía, que lo detuvo junto a su hijo. El Polaquito tenía en su poder un arma de fuego de manera ilegal. El agresor habría denunciado que actuó en legítima defensa ya que fueron emboscados a los tiros por tres autos particulares cuando llegaron a la esquina mencionada. Ahora, ambos quedarán encarcelados hasta que lo decida la fiscal de Lomas de Zamora, la doctora Andres Nicoletti.
Los que conocían al Gallego Popey aseguran que no manejaba armas, que pertenecía a la vieja guardia de barras con códigos (recuerdan que lo ayudó a Cacho Ciudadela, jefe de la barra de Racing, cuando anduvo mal de salud) y que ya no participaba en las internas de los violentos. De hecho, observaba los partidos en un palco del Libertadores de América. Su cuerpo se encuentra en la morgue mientras su familia realiza las gestiones para poder velarlo a la brevedad.