lunes, 28 de noviembre de 2016

Sin alma.- Por Carlos D'onofrio

Por Carlos Ernesto D'onofrio
"Desde que veo al Rojo (más de 50 años), me ha tocado ver de todo. Equipos buenos, malos, excelentes, mediocres, pero hubo "algo" que siempre perduró en la mística de nuestro amado Independiente y que fué el "alma" (otros llaman huevos, sangre, actitud etc), que ponían sus jugadores en cada partido, les fuera bien o mal. Pero lo que ví ayer me paralizó de tal manera que ni siquiera pude sentir bronca. Sentí dolor. Sí, dolor de ver nuestra camiseta vapuleada por nuestro eterno rival, pisada en el campo de juego sin que nuestros jugadores y cuerpo técnico hagan nada para contrarrestrarlo.
Hoy con todo derecho me pregunto, ¿Milito quiere al club como dice?  Porque si ésto es verdad anoche mismo debió llamar a conferencia de prensa y renunciar. Ustedes me preguntarán ¿por qué? y yo les contesto que del papelón vivido ayer ayer no hay vuelta. No se puede recuperar. Se rompió el cristal. No existe nada en el mundo que pueda reparar lo que Milito y el "equipo" (de alguna forma hay que decirle), le hizo a la historia del club y a sus hinchas. Lo de ayer fué un quiebre. Es un antes y un después. No hay ni puede haber contemplaciones para nadie, (menos para el técnico). Todavía Gabriel no cayó en lo que realmente provocó el domingo. Tal es así que dió día libre a sus jugadores será en compensación de lo bien que jugaron (para él).

Anoche escuché a Jorge Rizzo y acotó algo que yo vengo sosteniendo hace mucho tiempo en éste medio: El Cebolla Rodríguez y Germán Dennis son ex jugadores. NO PUEDEN NI DEBEN JUGAR MÁS EN LA PRIMERA DE INDEPENDIENTE. Por favor, grábenselo a fuego. Pellerano, Ortiz, Benítez y Sanchez Miño (menos sangre que una mojarrita) lo mismo. Fueeraaaaaaaa. Como trajimos a Barco, traigamos chicos de la reserva, terminemos con ellos el año, será mucho más saludable que ver a éstos INÚTILES con nuestra camiseta los partidos que faltan. Que Berón dirija por favor frente a River, y siga hasta fin de año, y ahí se tomará una decisión con un técnico que valga la pena. 

Seguir con ésta banda (porque a ésta altura ya no se les puede decir jugadores) es volverse loco cada partido, y esperar lo inevitable, como los que habíamos advertido ya de lo que se vendría si no había un cambio de timón grande. La soberbia es muy mal consejera y por desgracia nuestros dirigentes si algo no tienen es la humildad de los grandes (que es saber escuchar), ellos manejan el club como un sindicato y solamente vale lo que ellos dicen, y hasta ahora demostraron que saben de poner las cosas en marcha, pero de fútbol cero. Y lo peor (parece que se olvidaron) es que Independiente no es un club con fútbol, NOSOTROS SOMOS UN CLUB DE FÚTBOL.

Independiente hoy, vuelve a ser un barco sin rumbo, sin timón y lo que es peor de todo "sin Capitán", y ojo, que podemos volver a chocar con la misma piedra que chocamos hace 3 años y tanto mal nos dejó en el alma. No tenemos dirigentes que sepan de fútbol, no tenemos Director Técnico y no tenemos jugadores acordes a nuestro equipo. ÉSTA ES NUESTRA REALIDAD HOY. Humildemente creo que el que piense otra cosa está equivocado. Ayer no sólamente se cumplió un ciclo, se basureó y bastardeó un milenio cargado de glorias, triunfos y alegrías, con una banda que salío al estadio "CON MIEDO". Se les notaba en las caras. Por ésto ésta comparsa roja jamás debería volver a usar la camiseta de Independiente.