miércoles, 9 de noviembre de 2016

Liberto Giovetti: "Hay un “Después de Julio Grondona” y es éste"

Anarquía. Eso es lo que parece reinar en la conducción del fútbol actual en el que quizás se esté viviendo un momento similar a aquel de principios del siglo pasado cuando se produjo el cambio del amateurismo al profesionalismo.
Era obvio que este engendro de torneo de treinta equipos que nos heredamos de Julio Grondona no iba a funcionar, el ex presidente de AFA nos dejó este legado que resume de que modo acumulaba poder, es decir favores a los más débiles a cambio de sus votos para perpetuarse. Las cosas cambian, el Comité Ejecutivo va a pasar de los 45 miembros que le levantaban la mano a Don Julio a tener sólo 15. Pero cuidado, en el mismo tiene que haber representantes de jugadores, de técnicos, de árbitros, de fútbol femenino, de fútbol playa y una mujer, miembros de ascenso e interior, entonces el poder de los grandes también queda reducido. Con la ampliación antedicha de participantes en primera división el dinero que aportaba el FPT en vez de repartirse entre veinte equipos se empezó a repartir entre treinta, nadie tuvo eso en cuenta, o lo tuvo en cuenta y pensó, como muchos, que el bolsillo del estado era infinito y obviamente esto no es así, entonces el dinero no alcanza.

No hay soluciones mágicas cuando los billetes no son los suficientes, lo sabemos todos en nuestra economía casera. Por todo esto aparece la Superliga, con otra directiva distinta a la AFA, en lo que parecería una maniobra para darle la espalda a las categorías de ascenso, recordemos que en la Asamblea de AFA los grandes también están en minoría. Daniel Ferreiro Vice de Chicago visiblemente molesto expresaba la semana anterior: "No se aprobó ningún estatuto, es una gran mentira. La Superliga no tiene validez en AFA, los grupos empresarios van a seguir robando con esto".
Pero esta entropía no termina aquí, Boca Juniors, malherido por su no participación ni en la Copa Sudamericana ni en la Libertadores está proponiendo la creación de un nuevo torneo Sudamericano por invitación con la creación de una Conmebol paralela.
En el medio de todo esto aparece Independiente, ahora en este sin fín de maniobras políticas, aliado de Marcelo Tinelli según las fotografías que lo muestran junto a Pablo Moyano y que aparecieron en los distintos medios, luego de que fuera despojado nuestro Club en los escritorios de una definición con los Tucumanos por un cupo en la Copa Libertadores.
El fútbol en el mundo se maneja distinto, las ligas más exitosas y más rentables en Europa son la Alemana en primer lugar y luego la Inglesa, pero ambas son propiedad de grupos privados extranjeros, situación por ahora imposible en nuestro país aunque sea un viejo anhelo del Presidente Mauricio Macri, en uno de los puntos a modificar en el estatuto de Independiente (otras instituciones tomarían el mismo camino) se prohibiría expresamente que alguna vez pudiera ser una sociedad anónima.
Mientras tanto en nuestra cotidianeidad doméstica el Rojo sigue sin hacer goles, siete goles en nueve partidos, gran anemia ofensiva que alarma, nos olvidamos de como se hacen y como se gritan , y después del partido en Arroyito me parece que las culpas no pueden recaer tanto en el DT, salvo por la discutible salida de Vera. Pero los que parecen haberse olvidado de definir son los propios jugadores.
Que esto cambie de una vez, que se ordene el fútbol, que se ordene la AFA, y que el Rojo encuentre esos goles que tanto nos hacen falta, hay un “Después de Grondona” y es este, cuando nos cuenten la historia sabremos si fue mejor o peor.

                                           Dr. Liberto Giovetti
                                               Sangre Roja