domingo, 27 de diciembre de 2015

Olé: Jesús tiene la pelota

Por Beto Tisinovich para Olé 27-12-15
Uno de los pedidos de Mauricio Pellegrino a la dirigencia del Rojo fue que los refuerzos lleguen cuando el equipo reinicie los entrenamientos el 5 de enero o para la pretemporada de Mar del Plata, que comenzará luego del partido con San Lorenzo del martes 12. Otras de las cosas que pidió es por la continuidad de Jesús Méndez, a quien el 31 de diciembre se le termina el contrato con el club. Por ambas cosas hay tiempo y hay algunas incorporaciones encaminadas. En tanto, por el volante hubo un gran acercamiento para que siga con la casaca roja.

Se sabe que Jesús Méndez tuvo un año muy complicado luego del suicidio de su hermano, Paulo Dannel, a fines de enero. Hasta se instaló el rumor de que el retiro estaba a la vuelta de la esquina. Como sostén de toda su familia tuvo que hacerse cargo de la situación y por eso la directiva le dio un permiso hasta que él lo crea conveniente. Volvió a los 15 días y sus buenos rendimientos, tanto con Almirón y Pellegrino, fueron importantes para el equipo. Y se notó tanto que cada vez que no jugó sus compañeros lo sintieron. Sus expulsiones, algunas injustificables y otras por portación de apellido (como en el último clásico con Racing), conspiraron para cerrar mejor la campaña. A pesar de eso, tanto los dirigentes, cuerpo técnico, el plantel e hinchas, quieren que siga en Independiente. Sin posibilidad por la compra del pase y caída la chance de emigrar al fútbol mexicano, Jesús ahora tiene la pelota y debe responder a la oferta que le hizo el CAI. A pesar de que está de vacaciones, hubo un llamado directo al volante para que se decida. “Queremos que Méndez siga en Independiente. Hablamos y también vimos de su parte ganas de arreglar”, afirmó Carlos Montaña. “Estamos bien encaminados. Hay voluntad de la dos partes para sellar un nuevo vínculo”, tiró Uriel Pérez, el representante del jugador. ¿Dónde está la traba? En la duración del vínculo. De Avenida Mitre 470 no quieren que pase de los dos años, mientras que los que manejan al mendocino quieren tres. En lo que ya hay arreglo en el salario del futbolista, que tendrá un aumento al que percibía cuando llegó a Independiente en julio de 2014. Por eso, de ambos lados hay optimismo para cerrar el acuerdo. En esta semana seguirán hablando y cuando el plantel vuelva a las prácticas, Pellegrino lo tendrá otra vez entre sus dirigidos. Amén.