sábado, 20 de mayo de 2017

Independiente lo dió vuelta con temple y amor propio.

Con la victoria por 2-1 lograda en el Estadio Libertadores de América, Independiente cerró una semana realmente magnífica.- La victoria ante Rácing en el clásico del domingo pasado, el avanzar en la Copa Argentina postergando a Camioneros el miércoles, y ahora esta victoria agónica pero victoria en fín contra Huracán.- Un partido que se presentó difícil, ya que como bien dijo el DT en la conferencia de prensa, Huracán tiene muchos jugadores de jerarquía, y además encontró la ventaja momentanea en una jugada afortunada para el visitante.- Independiente, hay que decirlo, no encontró su mejor rendimiento en el primer tiempo.- Pero Holan echó mano a oportunos cambios, y sobre todo en base a temple y amor propio, el equipo fue a jugar su destino, y en el penal convertido por Barco a 10 minutos del final parecía haber encontrado el incentivo para buscar el milagro.- Y el milagro llegó, cuando el recientemente ingresado Albertengo tiró un centro preciso para el también ingresado un poco antes Erviti para que este, de cabeza, marcara su primer gol en Independiente, en el momento más oportuno: el el último minuto, y para ganar.-
La victoria de Independiente fue justa porque fue el único de los dos equipos que quizo ganar y fue por su destino.- Huracán sólo supo refugiarse atrás y hacer tiempo a través del exasperante rol de su arquero Marcos Díaz, que tomaba cada pelota que le llegaba , se tiraba al piso con ella, la aprisionaba como si fuera la atajada de su vida, y dejaba trascurrir minutos con la complicidad de Echenique, que recién al minuto 45 se dignó a amonestarlo.-
Pero la justicia llegó a Avellaneda, e Independiente se refriega las manos.-

CAMPAÑA (6)
MARTINEZ (4)
BUSTOS (6)
TAGLIAFICO (7)
BUSTOS (6)
DOMINGUEZ (5)
TORITO RODRIGUEZ (5)
RIGONI (5)
BENITES (5)
BARCO (6)
GIGLIOTTI (5)

Luego Ingresaron:

ERVITI (6)
ALBERTENGO (s/p)
MEZA (5)