domingo, 21 de mayo de 2017

Sufrir para disfrutar

POR: ESTEBAN "TEBY" CHIACCHIO./ WWW.ELGRANCAMPEON.COM.AR
¡Pero que hermosa noche de sábado por la noche, rojos! Hasta el último segundo sentimos el nerviosismo comernos desde adentro el alma para que, en la jugada más agónica de la hasta ahora joven Era Holan, Walter Erviti colocara la bocha en el arco de Marcos Díaz e hiciera vibrar al sagrado Libertadores de América. Bien por WE, injustamente latigado por la transmisión televisiva. Su tanto calló críticas y dejó afónicas a las gargantas independentistas que poseen en su ser lo más lindo que puede experimentar un humano: La Ilusión.
¿Cuáles fueron los bastiones de la victoria? Primero, la solidez magistral de Martín Campaña, un arquero de primer nivel que no tiene que envidiarles a varios metas de equipos de renombre europeo. Me quedaría corto con cualquier adjetivo para englobar lo que este uruguayo representa para Independiente hoy en día. Elijo, entonces, dedicar estas líneas a agradecerle la paciencia frente a ciertos técnicos que pospusieron el otorgarle una chance, y darle las gracias también por su amor y dedicación a la casaca roja.

Nicolás Tagliafico y Lucas Albertengo, dignos de recibir múltiples galardones gracias a su rol del reparto en el gol. Juntos vulneraron a la defensa rival cuando el tiempo se esparcía cual arena entre los dedos. El defensa ya es ídolo. Su compromiso contagia a sus compañeros y es el pilar no solo táctico sino también en cuanto actitud de un equipo que sueña. El atacante, aun buscando volver a ser, entró en silencio y fue parte de la jugada de la noche. Tiene materia prima para dar aún mucho más a esta afición.
El mencionado Erviti, bendecido por el tanto, obtiene crédito para dar rienda suelta a su tracción y creatividad en el mediocampo. Necesitamos eso de él para ensanchar aún más nuestras chances de pelea. Hoy demostró que, amén del ninguneo periodístico, hasta el último segundo buscó la bola ganadora. Final feliz para este volante, ¡que de pasó lavó las culpas de un Emanuel Gigliotti que de forma injusta cometió un error que otorgó gol a Huracán! Pasado pisado para este delantero, cuyo potencial de cara al arco rival no podemos despreciar. ¡Arriba, Puma!
Las travesuras del pibe Ezequiel Barco son la frutilla del postre en este banquete invicto que se sirve con paciencia y a pulmón. Con 18 años, no piensa en el viaje a Bariloche cual los chicos de su edad, sino que piensa en llevar a su amado Rojo a la Gloria. ¡Grande nene, que a tan joven edad comanda al Rey de Copas! Aplausos de pie para él. El chico es inmenso.
Ariel Holan, el entrenador de este equipo. Pero ante todo, un tipo que con humildad y palabras claras nos devolvió la sonrisa. Un hombre común con una gran responsabilidad. A tan poco tiempo de su arribo, ya logró una renovación del equipo. Con el juego de los once y el cerebro del DT, ¿por qué no soñar con la refundación, infundida en un abrazo victorioso de almas diablas?.
POR: ESTEBAN "TEBY" CHIACCHIO./ WWW.ELGRANCAMPEON.COM.AR