domingo, 31 de mayo de 2015

Clarín: Independiente recuperó la alegría gracias a su goleador


Ya no estaba Jorge Almirón, el chivo expiatorio que habían elegido todos los hinchas de Independiente para descargar sus penas. Con Fernando Berón sentado en el banco como entranador interino y con la reciente eliminación de Racing de la Libertadores como consuelo a la derrota en el clásico, hubo calma en el Libertadores de América.

El Rojo salió con una postura similar (en nombres y en esquema) a la que presentaba hasta la fecha pasada. Y es más, se puso en ventaja antes de haber hecho méritos para estar arriba. Arranque por la derecha, centro con rosca de Jesús Méndez y buen cabezazo de pique de Lucas Albertengo que encontró una débil resistencia de Javier García.
El 1-0 era el marco ideal para empezar a construir. Sin Mancuello suspendido, el fútbol pasó por los pies de Matías Pisano y del propio Méndez, que deambulaba entre la derecha y el centro del mediocampo. Claudio Riaño y Albertengo alternaban para ir a buscar como pivote o buscar profundo al punto del penal.
Pero Independiente no lograba justificar lo que había conseguido en el marcador. Luego de un primer tiempo parejo, el dominio fue de Tigre en la segunda parte. Facundo Sánchez armó una gran jugada por derecha, con caño incluido a Bellocq (entró por Papa) y metió un centro picante que punteó Menossi en el área chica y obligó a una atajada genial del Ruso Rodríguez. Enseguida llegó un derechazo del Chino Luna que también tuvo que sacar el arquero contra un palo. Berón tomó nota y mandó a la cancha a Claudio Aquino por el pibe Julián Vitale para intentar tener más y mejor tenencia de pelota. Desde ese momento, ya no sufrió tanto el local. Terminó sufriendo porque se tiró atrás. Con ese acto reflejo de los equipos que llevan mucho tiempo sin ganar y solo quieren que se termine el partido. Y terminó festejando. Con un grito de desahogo. Independiente sabe que son tres puntos de partida. Que no fue más ni menos que con Almirón, que deberá seguir creciendo para no extender su andar irregular. Pero con tres puntos que le dan una semana de gracia, para buscar a un nuevo entrenador y pensar en un futuro mejor. 
CLARIN, 31-5-15