lunes, 25 de mayo de 2015

¿Quienes son los tontos? Por Carlos D'onofrio


Por CARLOS ERNESTO D'ONOFRIO

Hace más de 6 meses venimos diciendo junto a Oscar que el ciclo de Almirón estaba cerrado, concluído. Pero del lado de la dirigencia, todo lo contrario. Lo "bancaron a morir", pero el que terminó muerto en éste campeonato fué Independiente. Moyano en un reportaje llegó a decir que los que pedían la renuncia de Almirón eran "unos tontos".
Ahora, después de tantos partidos regalados, no digo perdidos, digo regalados por el cuerpo técnico y por la dirigencia, estamos en foja cero. En el puesto 18 del campeonato, a 12 puntos del puntero, con un equipo destruído física y moralmente. 
Una de las premisas de Moyano fue, siempre defendiendo a Almirón, decir que era muy trabajador. Ayer quedó demostrado todo lo contrario, Independiente tuvo 15 días para preparar el partido, Racing jugó el jueves a la noche en Paraguay  y el domingo contra nosotros, y parecía al revés: la preparación del rojo era paupérrima y los de Racing corrían todas las pelotas como si recién hubiera comenzado el partido.
De acuerdo a las declaracines de Almirón ayer, él iba a continuar con "el trabajo" (escucharlo declarar a él después de cada partido era como estar escuchando al Tolo cuando nos mandó al descenso, igual), como les decía él quería continuar, o sea que la dirigencia se vió forzada a por lo menos apurarlo para que renuncie.
Entonces Sr. Moyano, amerita una pregunta, ¿Quienes son los tontos, sr Moyano?, ¿Los que vinimos avisando desde hace 6 meses que éste técnico no iba más y ustedes defendiéndo a rajatabla y tratándonos de tontos a todos los que veíamos este final, o ustedes que después de tantas idas y vueltas tienen que salir corriendo a buscar un técnico?
Vuelvo a decirle: escuche a la gente, que la gente va a mostrarle la verdad, porque el hincha lo único que quiere es ver a su equipo bien, y si algo no funciona, enseguida se dá cuenta. La gente no vá por la plata, la mueve la pasión. 
En el final, quiero decirle que me dolió mucho que me tratara de tonto. Primero porque no me considero como tal, segundo porque quedó demostrado que todo se dió como lamentablemente nosotros comentábamos, y lo peor es que nos quedó un equipo destruído física y moralmente, muy póco trabajado,  sin respuestas, y lo más grave, sin un técnico potable que pueda cambiarnos la tremenda realidad que hoy padecemos.