domingo, 31 de mayo de 2015

Sensaciones.- Por Carlos D'onofrio


Por Carlos Ernesto D'onofrio

Pienso que realmente los hinchas de Independiente debemos haber hecho algo muy malo en el transcurrir de nuestras vidas, y como dicen, ahora el "universo" nos está haciendo pagar con lo que más nos duele, ó sea nuestro equipo.
A ésta altura de los partidos, es inconcebible ver a nuestro equipo en la cancha. Causa dolor, tristeza, amargura, decaimiento, mal humor etc, etc, etc. Es inhumano para los que vimos aquél Independiente, ver a éste. Es deshonroso para nuestro equipo acordarnos de las figuras que vistieron la casaca roja y hoy ver por ejemplo a Aquino deambular como un zombie en la cancha. 
Yo exhorto al técnico interino que "por piedad a los hinchas" no lo convoque más a éste señor que acabo de mencionar, que está más cerca de un despacho de pizzas a domicilio que la de jugador de fútbol. Es la verdad. Por favor, no jodan más con la salud de los hinchas. Tengo que convencerme de las palabras "sabias" de nuestro técnico eterno, "El Pato",que cuando volvió en el 2004 nos dijo: "Independiente se tiene que sacar el frac, y ponerse el overol". Así de simple, así de cierto. 
Pero lo que pasa hoy es que éstos jugadores ni overol tienen. En realidad no tienen nada de nada. Tienen una camiseta roja y nada más. Dá dolor ver a Independiente. El gigante que fué, hoy ni siquiera es un enano. Vapuleado en su cancha y fuera de ella. En una práctica al equipo titular nos ganaron los camioneros. ésa gente que se levanta 4.30 de la madrugada, la yuga todo el día, y después juega un partido contra la primera de Independiente y se dá el lujo de ganarle. ¿se entiende lo que digo?.
Porque he visto muchas jornadas de gloria, no puedo ni quiero seguir viendo semejante desaguisado. Y no me vengan con que somos los más campeones y todo esa lata, les comento algo: desde 1983, campeonatos argentinos 3 (1989-1994-2002).  En 32 años ganamos 3 campeonatos, a razón de uno cada 10 años y fracción.
Con Oscar, sabíamos lo que iba a dejar Almirón. Nada. Lo mismo que cuando se fué el Tolo Gallego, nada. 
Y así seguiremos, a los tumbos, porque no hay equipo. Lo único que hay es un pequeño grupo de jugadores que intentan jugar, los demás son de descarte absoluto. 
Termino esta letanía, robándole una frase al último verdadero presidente que tuvimos, el "señor" Pedro Iso, que cuando vió la gestiones posteriores dijo sólamente dos palabras: "Pobre Independiente".