sábado, 30 de agosto de 2014

Lucero-Acevedo: mañana serán enemigos


Mañana serán “enemigos”

El clásico de Avellaneda
Lucero y Acevedo compartieron los años más difíciles y juntos ascendieron con Defensa y Justicia. Ahora, Avellaneda los divide.
Por FERNANDO GOUROVICH y MAXIMILIANO URUA. Clarín 30-8-14


Falta media hora. El partido no da tregua. El ritmo es sostenido. El entorno está en silencio. Gana Arsenal 1 a 0. Liverpool va. Lo empata. Hay tensiones, cargadas y amenazas en el ambiente. En el descuento, llega el segundo de Liverpool. Fin. Festeja con el puño apretado Nelson Acevedo. Juan Martín Lucero se hunde en el sillíon, es puro desconsuelo...
Hasta no hace mucho, el hoy delantero de Independiente y el volante de Racing eran compañeros de habitación. Dicen y repiten que las adversidades que superaron juntos en el largo camino al profesionalismo los unieron. Los ex Defensa y Justicia se consideran amigos de la vida y rivales virtuales en la Playstation 4. Reunidos por Clarín en las oficinas de Score Fútbol en Puerto Madero, Lucero y Acevedo, hablan de sus vivencias y ya palpitan la edición número 182 del clásico de Avellaneda.
-¿Cuándo empezaron a patear juntos?

Lucero: Vivimos mucho tiempo juntos en la pensión. Yo jugaba en CAFA para la filial de River en Berazategui. Eran torneos menores, de liga. Yo quería jugar en inferiores de la AFA. Después de pasar por varios clubes, quedé en Defensa. Arranqué en octava. Pasé a séptima y de quinta salté a primera. Ahí me reencontré con Chaco.
Acevedo: Después de que me dejaron libre en Racing me fui a Defensa. Llegué y él ya estaba en la concentración, en Capilla. Yo tenía 16 años, él 14. Ahí empezamos el largo camino a Primera.
-En el recorrido a Primera, ¿vivieron más malas que buenas?

Acevedo: Si la gente se enterara las que pasamos... Nos juntábamos a comer, nos apoyamos mucho. El otro día nos acordábamos cuando no teníamos lugar en Primera y ni siquiera concentrábamos. Nos consolábamos mutuamente. Estábamos los dos muertos. Juan, contá la anécdota de la lluvia...
Lucero: Los días de tormenta íbamos a practicar en colectivo y llegábamos embarrados. Todos tenían auto menos nosotros. Aparecíamos empapados y los demás sequitos. Nos daba una vergüenza... El colectivo nos dejaba a varias cuadras. Teníamos que cruzar la Ruta 2 y caminar 4 cuadras de tierra...
Acevedo: Tomarse un remise era un lujo. Cada tanto, tomábamos uno. Era de ida o de vuelta. Los remiseros nos querían matar, pensaban que por estar con la Primera teníamos guita. Y estábamos pelados... Por suerte, al poco tiempo el Gato se compró un auto y ahí íbamos felices a entrenar. Y secos, ja.
-¿Qué les impactó de sus nuevos clubes?

Lucero: El debut ante Rafaela fue imponente. Era el primer partido después del ascenso, el estadio repleto. Encima ganamos y metí un gol. Redondito. Pero todo te sorprende. Por ejemplo: en el entretiempo, que venga el utilero con un fierrito a limpiarte el barro de los botines; o entrenarte con Rolfi o Pocho. Hay que aprender de ellos.
Acevedo: A mí, lo primero que me impactó fue la pasión de la gente. Contra San Lorenzo el Cilindro desbordaba. Se me puso la piel de gallina. Eso te da unas ganas de correr y no parar más. Te juro que no te cansás nunca. También me llamó la atención llegar y tener el desayuno preparado con tu nombre. Sólo tenés que pensar en jugar. Nada más. Encima, me tocó cambiarme al lado de Milito: hasta hace poco lo veía en las figus de la Champions. El primer día no podía parar de mirarlo. Cerro y Saja también son dos grandes. Fueron los primeros en hablarme. Me vino bien, yo soy muy tímido.
-Ambos conocen muy bien a los dos entrenadores, ¿pueden contarles algunos secretitos, no?

Lucero: Sí, los conocemos muy bien. Por ahí a Almirón le puedo contar cositas que sé de Cocca, ja... De todas maneras, ellos se conocen bien y son bastante parecidos.
Acevedo: Yo puedo ir de ayudante de campo para este partido, ja... Opino lo mismo: son iguales, les gusta atacar, ser protagonistas.
-¿Ya van percibiendo todo lo que habrá en juego en este clásico?

Lucero: Sí, desde el primer día. Sabemos lo importante que es para la gente. Además, nos va a marcar para qué estamos.
Acevedo: Las exigencias son muchas acá. Aunque luego va a faltar mucho, es una prueba de fuego.
-¿Se puede decir que serán enemigos por 90 minutos?

Lucero: En un mes y pico, pasamos de ser compañeros de habitación a ser clásicos rivales. Ahora, seremos enemigos; enemigos entre comillas, eh...
Acevedo: Somos como hermanos. Ahora, si me pasa y le tengo que meter un patadón, se lo voy a meter. Después le pido disculpas, ja.
-Juan Martín, ¿ya soñaste despierto con hacerle un gol a Racing?

-Sí, ¡y sobre la hora!
-Y vos, Nelson...

-(Interrumpe) Yo no puedo prometer goles. No me animo a tanto. Pero ojo que un pase-gol puede ser...
Hoy escuchá EMOCION ROJA de 11 a 15 hs por AM 1490 RADIO GAMA y luego INDEPENDIENTE EL GRAN CAMPEON de 20 a 23 hs por AM 1220 RADIO CADENA ECO.-