jueves, 26 de marzo de 2015

Claudio Tapia: ¿Será el elegido de Hugo Moyano para presidir la AFA?

Trascendió en medios partidarios que Claudio "Chiqui" Tapia, presidente de Barracas Central y yerno de Hugo Moyano, sería quien contaría con el beneplácito de Independiente para presidir la AFA tras las elecciones que se llevarán pronto a cabo en el ente rector.-
Esta nota de Miriam Walter, del Diario "Tiempo" de San Juan del  27-4-13,  describe al dirigente,  catalogado como trabajador  y de perfil bajo.

Claudio “Chiqui” Tapia es dirigente del Club Barracas Central y hasta tiene un estadio con su nombre. Viene al menos una vez al año a visitar a su familia sanjuanina. Está casado con Paola, una de las hijas del líder sindical y dicen que para el camionero es como un hijo más. Cultiva un perfil bajísimo, y casi no hay fotos de él. Por Miriam Walter.




"Tiene un perfil bajísimo. Casi no hay fotos de él. Hace años que no reside en San Juan pero viene todos los veranos a ver a su familia, siempre acompañado por su esposa, Paola, que es la hija de una de las figuras más polémicas del país, el líder de la CGT opositora, Hugo Moyano.  Se llama Claudio Fabián Tapia, pero lo conocen más por su apodo, “Chiqui”. Aparece como una figura de confianza del líder sindicalista, al punto que sus cercanos aseguran que es “como un hijo más”. Tanto así, que en el entramado de Moyano y el fútbol, Tapia preside desde hace más de una década el Club Barracas Central, al que llevó al ascenso a la Primera B, y el que le dio la gloria de bautizar con el nombre del sanjuanino el estadio barraqueño en Buenos Aires.
De Tapia se conoce que tiene orígenes humildes y que se fue a probar suerte a Buenos Aires de muy joven. Era barrendero hasta que conoció a María Isabel Paola Moyano, una de los cinco hijos del dirigente sindical –eran seis, pero en 2011 falleció uno de ellos-, con quien se llevan una marcada diferencia de edad y con quien comparte hijos.  
De los días de Tapia en San Juan se sabe que  de niño vivió en la calle Falucho pasando Sarmiento, en Concepción, a la vuelta de la cancha de San Martín, según recordó el líder de Camioneros local, Enrique Castro, quien dijo ser amigo de Tapia pero que no lo ve hace años. Su cercanía con el Verdinegro lo hizo fanático del equipo, a quien sigue desde la lejanía y acompaña cuando está de vacaciones en San Juan. Aseguran que es socio del club y que tiene una buena relación con la dirigencia verdinegra. También lo suelen ver a Tapia entretenido con el ciclismo por las rutas sanjuaninas cada vez que llega de visita. Además, al Chiqui le gusta ir a relajarse a Pismanta, en Iglesia, contaron fuentes calificadas.
En su provincia natal, Tapia tiene al menos una hermana que lo recibe todos los eneros. En 2008, cuando el Chiqui y Paola estaban veraneando en tierra sanjuanina, entraron a robar en su casa de Inclán al 3.700 en el barrio porteño de Boedo y se llevaron joyas y otros objetos de valor de la familia, según se supo por la prensa. 
“Con Hugo tiene una muy buena relación. Lo considera un hijo más”, evaluó Castro, quien también recordó que Tapia trajo hace unos años a Barracas Central a hacer pretemporada en la cancha de Peñarol, en Chimbas. Según explicó Castro,”al Chiqui lo conocí en el gremio en Buenos Aires y después me enteré de que era sanjuanino”. Y agregó que “es una persona muy trabajadora y muy inteligente”.
Mucha agua pasó debajo del puente para el cuyano en Buenos Aires: Chiqui escaló de barrendero a uno de los hombres más influyentes del entorno de Moyano. En los ’90 se habría hecho cargo de un corralón en Palermo que funcionaba como centro de acción de esa rama de Camioneros. Su poder se profundizó tras el matrimonio con  Paola, a quien habría conocido dentro del gremio Camioneros, que contempla a los barrenderos entre sus representados. 
La mujer de Tapia saltó a la escena pública en junio de 2008, cuando se conoció que su padre había comprado “ Juncal Compañía de Seguros Sociedad Anónima”, una de las tres firmas de un grupo con reconocida trayectoria en el mercado, para transformarla en “Caminos Protegidos Sociedad Anónima”. La operación fue por 10 millones de pesos, según publicó Perfil. Paola fue puesta en el directorio junto a su hermano Pablo.
Barracas Central es un club prometedor, al que Moyano le habría echado el ojo por estar ubicado en el barrio con más empresas transportistas de la Capital Federal. El Sindicato de Camioneros habría invertido dinero en la institución a cambio de publicidad en las camisetas y en el estadio, que aparece remodelado completamente y con el nombre “Claudio ‘Chiqui’ Tapia” en su explanada. Al sanjuanino lo encuadran dentro del grupo de los “grondonistas” dentro del AFA.  En Facebook hay una página de seguidores del sanjuanino que aseguran que es el mejor presidente que tuvo el club en toda su historia de 109 años. 
Pero la confianza de Moyano con Tapia va más allá de las canchas. Cuentan que el sanjuanino supo forjar su poderío en Camioneros al punto tal de crispar al hijo del líder sindical, Pablo Moyano. Por eso, aseguran fuentes calificadas, Moyano “reubicó” a Tapia con los barraqueños. De todos modos, Tapia parece ser un alfil importante para el cegetista: el sanjuanino tiene llegada al gobierno de Mauricio Macri, como negociador en los intrincados acuerdos por la recolección de residuos , según publicó La Nación en marzo último."